Translate

jueves, 17 de marzo de 2016

BARRIO DE SANTA CRUZ

Hoy os llevo de paseo por uno de los puntos mas bellos y turístico de la ciudad, el barrio de Santa Cruz. El origen de este barrio sevillano lo encontramos en la comunidad judía que allí se asentaba en el S. XIII. 

Fue Fernando III, cuando un 23 de Noviembre de 1248 entra en Sevilla tras su reconquista, se encuentra con la segunda comunidad judía mas importante de España, tras Toledo, muy ligados a este barrio. 

Con la expulsión de los Judíos de España en 1483, el barrio de Santa Cruz cayó en decadencia, llegando a ser un barrio de maleantes y amigos del bien ajeno, repletas de tascas y ebrios, donde el pillaje era denominador común en el caminar de la zona.

El barrio toma de nuevo su esplendor con las actuaciones realizadas en los siglo XIX y principio del XX. Un primer cambio, muy importante para su recuperación, fue el ensanche de la calle Borceguinería, hoy llamada Mateos Gago. Llamdad así ya que eran muchos fabricantes de zapatos y borceguíes los que residían en ella. En 1893 y tras el ensanche se rotuló con su nombre actual, en honor a Francisco Mateos Gago Fernández, catedrático sevillano, teólogo, sacerdote, profesor de la Universidad de Sevilla, fundador de la Escuela Sevillana de estudios arqueológicos y canónico de la Catedral de Sevilla.

Un segundo cambio que lleva al barrio alcanzar su estado actual, sus rincones tan bellos y su gran esplendor es la construcción de la Plaza de Santa Cruz y de donde toma nombre. En 1391 fue erigida por el Cabildo de la ciudad y bajo el mandato de Enrique III de Castilla, la antigua iglesia de Santa Cruz, sobre una antigua sinagoga existente en la ciudad. En 1810, bajo el mando del gobierno de ocupación francés, fue expropiada y el 11 de Julio derribada, dentro de un plan de reurbanización de la ciudad llevando al lugar a adquirir la fisonomía actual de la plaza. El aspecto acutal la vemos gracias a la reurbanización realizada por Juan Talevera Heredia dentro de las actuaciones llevadas a cabo en la zona para la Exposicion Iberoamericana de 1929.

Pero el cambio mas importante que sufre el Barrio de Santa Cruz, lo encontramos en la reurbanización llevada a cabo para  la Exposción Iberoamericana del 1929, donde calles como la Judería o Plazas como  la de Santa Cruz toman su aspecto actual tal tal y como la vemos hoy.

A lo largo de su historia, como cualquier barrio, encontramos el origen de muchas leyendas, nacimientos o fallecimientos de gente ilustre o fueron muchos los personajes históricos que vivieron en él. Uno de estos personajes fue Don Juan Tenorio, al que le sitúan en una casa de la Plaza de los Venerables, su lugar de nacimiento, o de su amada Doña Inés de Ulloa que su origen la encontramos en o la Plaza de Doña Elvira; el callejón del Agua, llamado así ya que por allí llegaba el agua hasta el Alcázar de Sevilla desde los Caños de Carmona y que en una de sus casas se hospedó el escritor inglés Whashington Irwin durante su estancia en Sevilla o la calle de Santa Teresa donde vivió y se encuentra la casa-museo del pintor Murillo. Todo ello nos hace comprobar que se trata de uno de los barrios mas antiguo de la ciudad, rico en historia y leyendas.

Aqui os dejo unas fotos para que veais todo su esplendor y belleza.

Plaza de Doña Elvira:



Calle Judería:








Callejón del Agua:







Calle Pimienta:




La Calle Susona:





La Calle Aire:



La Calle Cruces:




La Plaza de Santa Marta:



Calle Rodrigo Caro:



La Plaza de Santa Cruz:




jueves, 10 de marzo de 2016

LA PUERTA DEL NACIMIENTO O DE SAN MIGUEL, CATEDRAL DE SEVILLA

Fue el 8 de Julio de 1401, cuando tras reunirse el Cabildo y pronunciar las palabras "Fagamos un templo tal e tan grande, que los que la vieren acabada, nos tenga por locos", se pone en marcha el reloj para la construcción de lo que a posteriori fuera el templo cristiano mas grande de España y el tercero del mundo, tras San Pedro en Roma y San Pablo en Londres. Hablamos de la catedral de Santa María de la Sede, en Sevilla.


La fachada mas antigua de todas es la del Poniente y es en ella donde encontramos la puerta que nos lleva a esta publicación. Si atendemos a la iconografía de su tímpano la llamaremos La Puerta del Nacimiento y si atendemos a la voz populi entonces tendremos que llamarla la Puerta de San Miguel. Este nombre es dado ya que frente a la puerta existía un coloegio, llamado de San Miguel, fundado por Alfonso X el Sabio en 1254. Este colegio tenía caracter universitario, impartiéndose filología. Muy próximo a la puerta, también existia un arquillo de entrda a la ciudad, demolido en 1742 y que por entonces también se conocía de San Miguel o del Almirantazgo. Por la fecha de construcción, esto fue a lo largo del Siglo XV, podemos afirmar que junto a la puerta del Bautismo, son las más antiguas de la Catedral.

Como ya hemos hablado, en el tímpano aparece la escena del Nacimiento de Jesús, pero son dos los detalles que llaman la atención, el primero que el buey y la mula se encuentran lejos del niño Jesús, en una pequeña cuadra cerrada. Como dice la tradición, el niño nace junto a un buey y a una mula, que con su vaho le daba calor y cobijo, pero a esa distancia dificilmente podría ejercer tal acometido. Eso quizás atienda a que en ninguno de los relatos de los evangelista, en el nuevo testamento mencionan tal hecho, sin embargo, sí lo hacen en los evangelios Apócrifos.


Una segunda curiosidad es la existencia de un tercer personaje a las espaldas de San José, que no se identifica quién es y al fondo entre San José y este aparece una ciudad, quizás Belen.

En las jambas, a ambos lados de la puerta aparecen unas escuturas de terracotas. Estos son San Hermenegildo, un príncipes Visigodo que se sublevó en Sevilla, San Laureano, santo francés, todo un enigma de porque está aqui y los cuatros evangelistas. Toda la escena escultórica es atribuida a Pedro Millán.





Ya por último señalar que es la puerta utilizada por las Hermandades para entrar en la catedral cuando realizan su Estación de Penitencia en la Semana Santa Sevillana.

miércoles, 9 de marzo de 2016

DOMINGO MARTINEZ Y EL MUSEO DE BELLAS ARTES DE SEVILLA

Domingo Martínez, nace en Sevilla en 1688 y muere también en Sevilla en 1749. Fue pintor barroco español,  uno de los mas destacado de la primera mitad del Siglo XVIII de la escuela sevillana.

Fue alumno de Lucas Valdés, hijo de Valdés Leal. En 1714 se casó con Mariana de Espinosa con quien tuvo cinco hijos. Bien considerado dentro de la esfera local, como prueba de ello recibió encargos del arzobispado de Sevilla para realizar diferentes pinturas destianadas a la Catedral de Sevilla y a la iglesia de Nuestra Señora de la Consolación de Umbrete.

La estancia de la corte de Felipe V  en Sevilla durante el periodo 1729-1733, le permitió entrar en contactó con los pintores franceses que estaban al servicio de la misma, como Jean Ranc y Louis-Michel van Loo. Esta influencia de la pintura francesa está presente en su obra, aunque su estilo es heredero directo del de Bartolomé Esteban Murillo. Fue el mismo Jean Ranc quien lo propuso a Felipe V como pintor de la corte, cuando esta se trasladó de nuevo a Madrid. Sin embargo, Domingo Martínez no aceptó el ofrecimiento y permaneció en Sevilla.

Entre sus discípulos se encuentran Andrés de Rubira, Pedro Tortolero y Juan de Espinal, quien se casó en 1724 con su hija Juana Martínez y heredó el taller familiar, convirtiéndose en cierto sentido en su continuador.

Entre sus obras destacamos:

- Conjunto decorativo de la iglesia del Colegio de San Telmo (1724), actual Palacio de San Telmo (Sevilla). Incluye diferentes obras relacionadas con la vida y la infancia de Cristo y su relación con el mar, como ''Jesús discutiendo con los doctores del Templo'', ''La Entrada de Cristo en Jerusalén'', ''Cristo bendiciendo a los niños'', ''La pesca milagrosa'' y ''Cristo calmando la tempestad''. También pinturas murales que decoran el ábside con el tema de ''La Virgen como protectora de los navegantes''.

- Cuadros para iglesia del Convento de Santa Paula de Sevilla (1730). Se trata de dos obras de grandes dimensiones: ''La partida de Santa Paula a Oriente'' y ''La muerte de Santa Paula''. Se encuentran a ambos lados del presbiterio de esta iglesia, donde fueron reintegrados en septiembre del 2008, tras un proceso de restauración que se prolongó durante dos años

- Conjunto de 32 pinturas para el retablo mayor de la  iglesia del Buen Suceso de Sevilla (1733).

- ''Inmaculada'' en la Iglesia de San Lesmes Abad (Burgos) (1733).

- Conjunto de pinturas para la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Consolación|iglesia de Umbrete (1735). Entre ellas destaca una representación de Santa Bárbara. 

- Lienzos para la capilla de la Virgen de la Antigua de la Catedral de Sevilla (1738).

- Retrato del Azobispo don Luis de Salcedo y Azcona en el Palacio Arzobispal de Sevilla (1739).

- ''Apoteosis de la Inmaculada'' expuesta en el  Museo de Bellas Artes de Sevilla (1740).

- Decoración  al temple de la capilla dedicada a la Virgen de la Antigua en la Iglesia de Santa Ana de Sevilla (1740).

- Decoración al temple de la iglesia de la Merced, actual Museo de Bellas Artes de Sevilla (1745).

- Pinturas murales de la iglesia de San Luis de los Franceses de Sevilla, realizadas alrededor de 1747.

- Lienzo de la ''Divina Pastora de las Almas'' (1747), en el Convento de Capuchinos de Sevilla.

- Conjunto de ocho lienzos realizados alrededor de 1748 para representar la gran mascarada celebrada en Sevilla en junio de 1747, con motivo de la subida al trono de España de los reyes Fernando VI y Bárbara de Braganza. Esta cabalgata, en la que participaron ocho grandes carrozas profusamente adornadas, acompañadas por numerosas comparsas, fue patrocinada por la Real Fábrica de Tabacos

Carro del Pregón de la Mascara

Carro de la Común Alegría
Carro del Fuego

Carro del Agua

Carro del Aire

Carro de la Tierra

Carro del Parnaso
Carro de Victor y de Parnaso




domingo, 6 de marzo de 2016

LA PUERTA DEL PRÍNCIPE O DE SAN CRISTOBAL, CATEDRAL DE SEVILLA



Esta puerta la encontramos en la fachada sur de la Catedral, en la Calle Fray Ceferino, frente al archivo de Indias. 

De estilo neogótico, su primer diseño se correspondió con el realizado por Demetrio de los Ríos aunque se comienza las obras el 17 de Enero de 1887, siguiéndose según lo proyectado por el arquitecto navarro Adolfo Fernández Casanova. Su construcción finaliza en 1895.

Al otro lado de la puerta nos encontramos la tumba del Almirante Cristobal Colón



Junto a la puerta encontramos desde el año 2011 la copia del Giraldillo que se realizó en el proceso de restauración que se ejecutó en el original a finales del siglo pasado.